Para una empresa no es posible obtener resultados si no lleva a cabo una excelente gestión de las personas

Esther Pérez, HR Manager en Microsoft, habló en IDE‐CESEM sobre la “Gestión Integral de las Personas: herramienta para incrementar la productividad”

Las empresas deben lograr ventas, obtener resultados, tienen que crear productos y servicios que mejoren y transformen la sociedad, pero todo esto no es posible si no se lleva a cabo una excelente gestión de las personas”. Con esta rotundidad sobre la importancia que las personas tienen en el desarrollo productivo de cualquier empresa comenzó Esther Pérez Bravo, HR Manager en Microsoft, su conferencia en el Instituto de Directivos de Empresa IDE‐CESEM bajo el título “Gestión integral de las personas: herramienta para incrementar la productividad”.

Pérez Bravo analizó la diferente presencia que los aspectos sociales han ido teniendo en el ámbito laboral con el paso de los años: “En España, en los 70 se trabajaba para vivir porque era necesario comer, para que nuestros hijos fueran a la universidad, para poder comprar ropa.., es decir, el trabajo se convertía en el elemento mismo de la vida. En los 80, con el boom de los yuppies y las grandes multinacionales, se vivía para trabajar: jornadas de 17 horas, gente tirada en los aeropuertos, rupturas de familias, nuevas enfermedades como el estrés… En la década de los 90, la gente comienza a pensar que debe existir un equilibrio entre vida y trabajo. Ya, en el s. XXI la gente quiere un balance saludable entre su vida personal y laboral”. Una relación que obliga a los directores de RRHH a “prestar mayor atención a la calidad del trabajo. Ya no importa tanto cuanto trabajemos sino cuanta calidad le demos a nuestro trabajo”.

Como responsable de RRHH de Microsoft explicó el sistema de gestión implementado en la multinacional estadounidense: “Para nosotros existe un elemento fundamental: la gestión integral de las personas. No puedes pagar muy bien a una persona si no le ayudas a desarrollarse profesionalmente en la búsqueda de los objetivos de la empresa; no puedes dar formación a un trabajador y luego no permitirle que se desarrolle dentro de la empresa, porque acabará marchándose con esa formación a la compañía rival… Tenemos que saber gestionar el talento estableciendo escalas muy definidas para que, cuando vengan épocas de crisis, desprenderme de aquellos empleados que no alcanzan mis estándares y no van a permitir obtener resultados en el tiempo”.

Invertir en desarrollo es una circunstancia que cualquier compañía debe tener entre sus prioridades, tal y como hace Microsoft: “En esta empresa se invierten más de 7.000 millones de dólares en investigación y desarrollo, mucho más de lo que invierte España. Priorizamos la mejora de nuestros productos, de nuestros servicios y de nuestros propios empleados como parte de la riqueza que tenemos y generamos”.

Con el ejemplo de la compañía donde desarrolla su labor profesional, Pérez Bravo dejó unas pinceladas sobre cuáles son las prioridades en el departamento de RRHH de cualquier empresa: “Es fundamental una cultura corporativa fuerte, es decir, tener unos valores entorno a los cuales giren sus políticas y con esos valores, gestionar”. Y explica que para Microsoft “es fundamental la conciliación entre vida laboral y familiar. Exigimos muchísimo de las personas, pero sólo exigir no es bueno. También debes dar facilidades”.

Un asunto que también quiso analizar fue el de la igualdad de oportunidades: “Si los departamentos de RRHH no somos capaces de generar en nuestras empresas igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, entre personas de otros países y otras culturas, estamos muertos”. Y explicó las bondades empresariales que produce una política de igualdad:
“Si integramos personas diversas vamos a contar en las empresas con varios idiomas, con contactos en lugares muy dispares… Nuestros propios trabajadores van a servir para abrirnos puertas. Con relaciones en un buen número de países, los trabajadores se convertirán en embajadores de la empresa”.

Quiso destacar otros dos aspectos importantes en una buena gestión de un departamento de RRHH: la formación y la flexibilidad. Sobre la primera afirmó que “aunque debe existir una formación común para todos los trabajadores ligada a los valores de la compañía, hay que ir a formar a las personas en el puesto que ocupan. No puede recibir la misma formación un ingeniero de soporte que un director comercial”.

Y sobre la flexibilidad apuntó que “debemos pararnos, escuchar a las personas, oír lo que quieren decir aquellos que trabajan con nosotros.
No podemos permitirnos perder alguna idea innovadora o creativa simplemente por no saber escuchar. Tenemos muy pocos directivos que sepan oír qué quieren hacer las personas y que sepan cómo ayudarlas a desarrollarse”.

Pérez Bravo considera que lo más importante para que una empresa funcione es “dejarle claras las reglas del juego al empleado desde que entra en la compañía. Una reglas que pasan por los objetivos: que la gente sepa por qué se le va a medir y por qué se le va a pagar”.

Finalmente alabó la filosofía del teletrabajo: “En un mundo como el actual, el profesional, en un buen número de campos, trabaja a cualquier hora y desde cualquier sitio. Debemos utilizar las bondades de la tecnología para tener esa flexibilidad. La tecnología ha contribuido a cambiar la sociedad, a transformar la economía y el paradigma de trabajo. Si tengo claros los objetivos que la empresa me ha marcado, ¿por qué tengo que estar ocho horas en la oficina?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Congresos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s